Inicio Abrego Síntesis histórica Datos Curiosos

Datos Curiosos

La primera banda de músicos, estaba conformada por Don Gonzalo Torrado, quien era su director, Manuel Salvador Torrado, Pedro Elías Torrado, Eliseo Torrado, Nelson Torrado, Donaí Vergel, Pastor Vega, Luís Gómez, Alfredo Vergel, José (Moales) Vergel, Carlos Quintero, Rafael Peñaranda, Gonzalo Peñaranda, Pedro Julio Quintero, Bonifacio (Bacho) Ballesteros y el mochito Saturnino Duarte. Eran tan estrictos los ensayos, que don Gonzalo, tenía una lata para darles por la cabeza a los que distorsionaban o negaban una nota. Los estudios de música los adelantaron con el maestro Pino.

El primer torero de nuestra tierra fue Don Taurino Páez, quien se caracterizaba de mujer, para hacer más alegres las fiestas, mientras toreaba las criollas vacas.

El primer generador eléctrico lo trajo a la población Don Ramón Molina, natural de Convención, trabajaba una hora en las noches y el servicio solo llegaba a quienes estaban inscritos como usuarios.

La tela con que se vestían nuestras abuelas se llamaba Crinolina, de color negro. Todas vestían de la misma manera y matiz.

El primer constructor de elevadores de energía para que funcionaran los radios eléctricos fue Don Ramoncito Bustamante.

Fue también el primero que sacó el parlante del radio y lo ubicó en la horqueta del palo de Cuco, las gentes del pueblo se reunían en las noches en torno al árbol a escuchar radio.

El programa que más se escuchaba en los primeros cinco radios traídos al pueblo, era una comedia llamada “el Indio Niscefero Guevara” que se transmitía a las siete de la noche.

El primer muerto por una bomba en la población fue Don Ramoncito Bustamante, inventor del artefacto, en un fatídico guayabo.

Era tal la atracción por la radio, que el Municipio compró uno y lo ubicó en el Concejo Municipal, en las noches los vecinos portando ruanas de cuello se reunían en torno a el, a escuchar los programas y a fumar bomba.

El primer auto que llegó a la población (1.941), perteneció a Don Víctor Peñaranda, fue traído por partes a lomo de mula y al hombro desde Ocaña por el arriero Rafael Alsina, hasta el amplio zaguán de la casa de este patricio, donde fue armado y puesto en marcha por el mecánico Ricardo Guarnizo y Carlos Urdaneta.

El segundo carro que llegó a la población, fue una busetica que apodaron la bruja, propiedad de Don Juan Gómez.

El cuartel del General Evaristo Villamizar, quedaba en la casa de habitación de Don Eliecer Vergel Villamizar. El peón de herrería del ilustre personaje era Don Simón Tarazona.

El primer accidentado con la llegada del carro, fue Abel Gaona, a quien por su esbelta y lánguida figura los coterráneos llamaban cáscara o cascarilla, fue en la calle la estrella, gracias a lo flaco del uno y lo alto del otro no sucedió mayor cosa. El conductor era Adolfo Pallares.

El segundo carro traído al Municipio desarmado fue de Don Pastor Vega, quien lo armó y manejó con su conocimiento empírico.

Cuando llegó el primer carro, era tal el alboroto que cada vez que lo veían venir corría todo el vecindario delante de él, espantando los puercos y gallinas.

Los primeros operadores de la hidroeléctrica a partir de su inauguración en 1.940 fueron: Uldarico Navarro, Luís Santos (lo llamaban HO.), Vicente Navarro y Florentino Pacheco (apodado Mangarres). Era tal el desconocimiento de la maquinaria que las tuercas las metían a porra.

Nuestras calles tenían nombres bien sonoros: la calle del barrio La Victoria, se llamaba Curazao. La central, calle de las Cintas (por las dos franjas que habían construido en cemento para que rodaran los carros). La Estrella, calle de las artes, La Cra. 8ª canta la Rana. La Real, calle del Comercio. La salida hacia la vereda el Hoyo, Gallo de Oro, esta última, porque en aquel sitio habían construido un malecón con puerta en arco mirando hacia La Ondina, zona rosa de la época. Los habitantes llegaban hasta el predominante sitio a mirar el hermoso paisaje y su acontecer. Al dueño, se le ocurrió pintar un enorme gallo dorado en la puerta de acceso, para anunciar las riñas, al abrir y cerrar, el animal asomaba. Los moradores en honor a una no muy honrada paisana, lo bautizaron Gallo de Oro.

Los sastres más populares de aquellos tiempos eran Don Atilano Santos y Crispula Baca.

El peluquero de más tradición era Don Apolinar Páez, el cliente más importante que pasó por sus tijeras fue el general Uribe Uribe.

Los radios más escuchados por los habitantes fueron: el de Carlos Álvarez Angarita, Víctor Navarro, Calixto Jácome y Francisco Páez, un pueblo, se repartía en las noches entre estas casas.

El primer accidente automotor fue en la quebrada el Molino, al desafiar la creciente, el carro se llamaba el vencedor y se ahogaron dos pasajeros. Era propiedad de Don Laureano Gallardo y los señores Trillos.

Los nombres de los primeros carros de transporte de pasajeros eran: el Vencedor, la Bruja, el Crucero, Mercedes Abrego, el Feliz Viajero y el Catatumbo.

El primer televisor traído a la población fue de Don Miguel Peñaranda en 1.969. Gracias a este aparato, muchos de nuestro paisanos pudieron observar el alunizaje el 20 de julio del año 1.969, en medio del miedo, porque creían que el pedacito de luna se podía caer.

El primer alumbrado de las calles, fue con faroles que funcionaban con lámparas de gas, a las seis de la tarde salía el gendarme con un pito calle por calle para que encendieran las luces. Entre otros ejercieron esta labor Reyes Navarro y Apolinar Torrado.

El recorrido que hacia el primer automóvil era Abrego la ondina, duraba una hora y cobraba $5.

Era costumbre de las mujeres de aquellos días del año 1.936 y algo más, sentarse en los andenes sagradamente de 8 a 10 de la mañana a despiojarse y los hombres de 4 a 6 de la tarde a hablar paja, echar mentiras, fumar bomba.

El personaje típico de aquellos años era un joven que había criado Don Luís Felipe Torrado. Muy conocido por sus elocuentes y famosos bandos. Los residentes lo apodaron “Tararin Carretera”. Nosotros lo conocimos como Lipe o Felipe la Polla.

Cuando se presentó la polémica por el cambio de nombre de nuestro Municipio en 1.930, surgieron algunos bien llamativos: Las Pampas, nombre sugerido por Don Euquerio Amaya (Adolfo Milanes), Maravillas de Santa Bárbara, propuesto por los patriarcas del Pueblo; Planitama (Tierra Plana), nombre insinuado por el Párroco Cristóbal Castro; Tierra Bomba, nombre planteado por un grupo de buenos fumadores de tabaco, en las famosas pipas que se hacían en la vereda El Hoyo.

 
Otras noticias
Actividad en Facebook
Noticias sobre Abrego
Conceptos clave
Sondeo de Opinión
¿Qué opinas del sitio web del colegio?
 
Banner

Síguenos en Facebook Síguenos en twitter Síguenos en Youtube Síguenos en PicasaWeb Síguenos en Google Buzz Síguenos en Ivoox