Inicio Abrego Síntesis histórica Anécdotas

Anécdotas

Los médicos empíricos eran Don Ramón David Peñaranda y Don Vicente Duran, encargados de curar desde un ataque de alferecía hasta la más complicada dolencia.

Don Vicente, era muy jodido para averiguar y adivinar vainas tan así, que se había tejido alrededor de él, una especie de leyenda por ser infalible a la hora de diagnosticar lo que iban a tener las señoras embarazadas a través de la orina.

Un paisano, que tenía la señora en estado, quiso jugarle una broma para ver si era cierto que adivinaba, le llevó los miaos de una yegua. Don Vicente, los tomó en sus manos, los observó con duda y dio su pronóstico: Amigo, tenga cuidado, por que su mujer está embarazada de un burro y va a tener un bonito muleto…

Cuando cruzaba por nuestro espacio aéreo el primer avión causó tal espanto que lo atribuyeron a la acabación mundo. Creían que era el arcángel San Gabriel tocando su trompeta anunciando el fin. Muchas mujeres que se encontraban embarazadas abortaron, otros amanecieron en la iglesia y debajo de helados tendidos por toda la llanura rezando y llorando, purgando sus penas.

Cuando se presentó el conflicto entre liberales y conservadores en El Carmen, los pobladores sabían quienes habían estado en el genocidio, porque en medio de las ventas de víveres, resultaron despachando ropa y zapatos con tan esquiva suerte que estos últimos se los trajeron todos trocados.

En el año 1.960 cuando se estaban construyendo las locaciones y las torres de Inravisión en el cerro de Jurisdicciones, el ingeniero encargado de los trabajos era Pedro Pedraza, quien había traído un buen número de obreros de Bogotá, para trabajar junto con el personal contratado en el Municipio. Nuestros paisanos conociendo de las tormentas que se presentaban en la región cada vez que relampagueaba se echaban la bendición e invocaban a su patrona. Los foráneos vivían muertos de la risa de ver y oír esto y los bautizaron Santa Bárbara Bendita. Esta burla les duró hasta que cayó una centella y los dejó revolcándose como gusanos por el piso. Asustados con el fenómeno natural vinieron a toda prisa a llevar a Monseñor Rodríguez para que dijera en aquel lugar una misa de desagravio en honor a protectora de las tempestades.

 
Otras noticias
Actividad en Facebook
Noticias sobre Abrego
Conceptos clave
Sondeo de Opinión
¿Qué opinas del sitio web del colegio?
 
Banner

Síguenos en Facebook Síguenos en twitter Síguenos en Youtube Síguenos en PicasaWeb Síguenos en Google Buzz Síguenos en Ivoox