Inicio Abrego Turismo y Patrimonio Histórico Monumentos

Monumentos

MONUMENTO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN. La cotidianidad cristiana de las gentes de esta tierra, católicos, apostólicos y Romanos, se demuestra a través de una iconografía presente en cada sitio donde se sentaba hogar.

Los retablos caseros con los más extraños y milagrosos santos y los oratorios construidos en la haciendas marcaron, para el resto de generaciones una devoción perenne en sus santos protectores exteriorizadas en el rosario nocturno, misa semanal alumbrado diario y fiesta patronal.

La devoción por Santa Bárbara (patrona del pueblo), protectora de las tempestades y por la Virgen de la Inmaculada Concepción proveedora de bendiciones, animó a un pueblo a levantarle un monumento testigo de su fe y gratitud.

Este dogma de fe dado a María Santísima, fue definido por el Papa Pío IX el día 8 de diciembre de 1.854. Es una, de las dos principales fiestas en honor a la madre del Creador.

El esfuerzo de la gente del pueblo en cabeza de doña Prudencia Peñaranda y el apoyo económico de la Asamblea Departamental hizo posible que en el año 1.947 se levantara esbelto y majestuoso este monolito de 15 metros de altura con la imagen de la Inmaculada Concepción.

Lo llamativo y predominante del terreno donde está ubicado lo hace ver colosal, convirtiendo este paraje en el sitio ideal para observar la grandeza de esta tierra y recibir a sus pies la bendición.

Su maestro constructor fue Carlos Clavijo.

MONUMENTO A LA VIRGEN DEL CARMEN. En año 1.950, aquellos patricios abreguenses que se dedicaban al transporte de carga como buenos creyentes en sus santos devotos, tuvieron la sagrada idea de levantar un monumento a la patrona de sus viajes. Es así, como Don Ricardo Torrado, José María Torrado y Don Juan Alsina, emprendieron la noble tarea de buscar los recursos necesarios para dejar a las futuras generaciones una obra de vida cristiana que representara el trabajo, el esfuerzo y sacrificio de estos hacedores de patria, a través de su humilde labor. Dos años les llevo reunir lo suficiente para comprar la imagen y construir la peana y el nicho en un lote comprado a Don Laureano Gallardo en $15. Don Ricardo Torrado y José María Torrado, fueron los encargados de buscar la virgen apropiada y la persona que se encargaría de la ejecución de los trabajos.

En Bogotá, adquirieron la hermosa imagen de la Virgen del Carmen y contrataron los servicios del maestro Jesús Carrillo, para levantar las obras.

En 1952, todo un pueblo y el gremio transportador esperaban en las faldas de cerro Gordo, con música pólvora y una alegría celestial la llegada de la patrona de los chóferes que venía a establecerse definitivamente en el barrio la Piñuela.

 
Otras noticias
Actividad en Facebook
Noticias sobre Abrego
Conceptos clave
Sondeo de Opinión
¿Qué opinas del sitio web del colegio?
 
Banner

Síguenos en Facebook Síguenos en twitter Síguenos en Youtube Síguenos en PicasaWeb Síguenos en Google Buzz Síguenos en Ivoox